EN FIN, EL MAR.....

"…Nos enganchamos en un sexo extraño dominado por el sentimiento, donde lágrimas y besos se alternaban. En su excitación, mi corazón bombeaba incontroladas sensaciones, y aunque las palabras no fueron invitadas a la fiesta, la comunicación fluía intensa, directa. Al acabar permaneciste en mí, sin deseo alguno de despegarte, y cuando fui a vestirme aparentando normalidad, tus dedos, habitualmente toscos, dibujaron garabatos en mi espalda, y yo, que aún seguía siendo arcilla en tus manos, me dejé llevar hasta que el agotamiento nos ganó y dejamos de ser ventosas. Dormirnos un par de horas, y, no sé en qué momento, al cambiar de posición, volviste a enroscarte nuevamente sobre mí y empotrar tu cabeza en mi cuello, mientras de forma hábil acomodabas nalgas sobre testículos.


Estiramos el goce lo máximo posible, pero el futuro presionaba, y tú, sin voltear la cabeza, pusiste un océano de distancia, convencido de zamparte Europa de un solo bocado. ¿Imaginas como quedé yo? En lo mismo de lo mismo, con el alma llena de huecos, unas veces extrañándote, y otras, las más, odiándote.


Acabaste conmigo! Ni una sola llamada en meses ¡Casi me vuelvo loca!… Creo que por respeto a nuestra historia, en la que éramos más familia que pareja, no merecía ser tratada así. Mira si es verdad lo que te digo, que te reto a que me muestres un solo momento importante tuyo vivido en esta tu Isla en el que yo no estuviera ¡Imposible! Nuestra graduación, mis cumpleaños, los tuyos, mis cuentos, tus canciones, y por encima de todos y de todo la Beba… esa que tú insististe en buscar, y que jamás se me pasó por la cabeza criar sin tenerte pegado a nosotras como una chinche. ..."


HUECOS_ Susana Monís


94 vistas

© 2023 by Name of Site. Proudly created with Wix.com

  • Facebook Social Icon