PLANETA SUSAN

Sofía me enseñó a disfrutar cada momento: Disfrutaba perdiéndose sin rumbo, sin hora de regreso entre calles. Disfrutaba cuando su olfato la llevaba a explorar una realidad y su bolígrafo marcaba en tinta las primeras impresiones. Disfrutaba cuando vertía sus ideas e inventaba cuentos. Disfrutaba jugando con la palabra, hasta definir historias. Disfrutaba al compartir sus narraciones con los amigos. Y de tanto de disfrutar, por la noche, caía exhausta en la cama, arropada por increíbles sueños.


Loca y desorganizada, sus escritos inundaban la casa. Algunos se perdieron con los años. Los más afortunados, se hospedaban en archivos, entre fotos y recuerdos. Los más recientes buscaron confort en el ordenador que me regalaron. El proceso de escribir la mantenía viva. Las notas arrancadas a sus personajes conformaron una manera especial de entender el mundo. Entre ellos encontró la fórmula mágica para nutrir su vida.


La Magia de la Otra Cara del Mundo_Susana Monís



22 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo