• Susana Monís

EL DIALOGO, UNA PRESENCIA NECESARIA

Actualizado: 1 de nov de 2020

El diálogo era MI dios. Un DIOS con mayúsculas que mi familia me enseñó a venerar. Me fascinaba verle llegar con Complicidad en un careo de almas. Tandém perfecto!! Acudía cada domingo a moderar esas tertulias alrededor de la mesa en casa de mi madre, que se alargaban hasta muy avanzada la tarde. Observándole, descubrí sus fóbias: Aborrecía los aires eruditos de aquellos que se autoproclamaban intelectuales, y, a pesar de estar de moda, a los soporíferos charlatanes con argumentos ingeniosos.


Hoy, que escasean los contertulios inteligentes, se me ha perdido el DIALOGO.  Su excusa,para no acudir a las reuniones, es que, los humanos, en vez de invocar su presencia, consumímos burdos y torpes MONOLOGOS DE DOS, donde nadie escucha a nadie, donde nadie se esfuerza por entender a nadie.... EXCUSA O VERDAD??









.

160 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo