AMIGAS


Al verla entrar por la puerta, desempolvé la tazas de café. Había conseguido queso fresco y café de la bodega. Se apareció con un pomo de dulce de coco. Mii favorito. Aun se acordaba de lo que me gustaba...Enseguida montamos un cafecito bien acompañado y embadurnábamos el tiempo con nostalgias, risas y alguna que otra lágrima. Seguía siendo la misma alma inmensa metida en un pomo chiquito. Tan generosa como graciosa. Reencontrarla era reencontrar un pedacito de mi historia. Nos conocíamos tan bien!! Juntas fuimos al colegio y coincidimos en el mismo grupo, en la Uni. Su tranquilidad complementaba mi locura; su capacidad de escuchar, la mía de sociabilizar; su sonrisa tímida y encantadora, mi carcajada abierta y atronadora.


Pasamos horas quitándonos la palabra la una a la otra, en la misma dinámica de siempre, mientras el alma se iba calentando ¡¡Cómo había extrañado esa melosidad nuestra, ese mimo hasta por gusto, ese querer saber la una de la otra y compartir…. Conforme hablábamos me tranquilicé. Todo permanecía igualito a como lo dejé. La Había extrañado tanto,... ella no era una compañera, ni una vecina más. Gladys era MI AMIGA, y si las amigas de verdad se podían contar con los dedos de la mano y sobraban dedos, ella era mi dedo índice. Que rico reencontrarnos!!



51 vistas0 comentarios

© 2023 by Name of Site. Proudly created with Wix.com

  • Facebook Social Icon