NI DE AQUI, NI DE ALLÁ...

"Nada quedaba de ese latino de mirada intensa y juguetona que veinte años atrás vino a comerse la vieja Europa. Mi cabellera, en otros tiempos abundante, fuerte, brillante, me había abandonado. Pocos, y nada bien situados, pelos crecían con fuerza de púas de erizo, buscando acomodo en narices, orejas o indiscreto entrecejo. Mi sonrisa, de boca grande, carnosa y dientes perfectos había sido reconstruida por un mecánico, apoyada en las dos únicas muelas supervivientes del desastre, y pagada a plazos de a mes, durante tres años. Para colmo de males, anunciaba mi llegada una barriga grande y oronda, de las que yo me reía a los treinta e incluso a los cuarenta.


Cincuenta y ocho “tacos” pesaban. Era muy duro vivir un primer mundo, al que arribé de polizón hacía ya dos décadas. La suerte pocas veces golpeó mi puerta, ni con la legalidad en la mano es fácil vivir en estas tierras donde el frío entumece los huesos y no vale improvisar para combatirlo. Se necesita casa, calefacción y abrigo. Llevaba demasiado tiempo en esa gracia.


Horrorizado comprendía que este mundo no estaba hecho para mí, pero tampoco pertenecía ya al otro. Dos décadas era mucho tiempo. No era de aquí, ni de ninguna parte. Podía observar y enjuiciar con facilidad, porque no formaba parte de nada, sin embargo dolía todo. Reconocer esta realidad no me hacía libre, sino sentirme solo, muy solo. La vida se convertía en una carga muy pesada. Y es que a ciertos años, nos gusta sentirnos de algún lado… "


EL INTRUSO_ Los Tesoros de Mi Viaje_ Susana Monís



Rene De la Cruz en EL INTRUSO en el espectáculo LOS TESOROS DE MI VIAJE

69 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

© 2023 by Name of Site. Proudly created with Wix.com

  • Facebook Social Icon