VIAJE SIN REGRESO

Actualizado: sep 11


"Quien me ha robado el mes de abril,

Cómo pudo sucederme a mi...."

Joaquin Sabina


Susa, me faltan 80 cuc para la visa, ¿Me los puedes prestar?

Así de brusca, fue la forma en que  me enteré que Tormento estaba planificando viajar. La noticia me desconcertó. Nunca imaginé que quisiera marchar de Cuba.... Hacía solo un par de años que la conocí. Grababa un video basado de uno de mis cuentos que se titulaba así, LA TORMENTO, de ahí el apodo ¿Qué edad podía tener entonces? Ni loca llegaba a los 25.... Aquel fue su único escarceo con la farándula.   Quizás por eso me gustaba....   Súper pegada a su family y a la casa que con mucho esfuerzo habían conseguido levantar...  Poseía luz, paz interior, una sonrisa preciosa. Tan tierna, tan infantil...  le abrí las puertas de mi casa. y ella las de su planeta. Me visitaba cada vez que pasaba por La Habana y jugaba mil con mi hija, que por entonces tendría unos10 años.  La noticia de su inesperada marcha dolió, pero sobre todo, preocupó.  No quería fallarle, pero ese dinero, par  Cuba,  era una fortuna.  Sin que me quedara nada por dentro, antes de entregárselo, le advertí...  En mi tierra dicen que  


QUIEN PRESTA DINERO A UN AMIGO,

PIERDE EL DINERO Y PIERDE EL AMIGO


Contra pronóstico, días después, tocó mi puerta.  Venía a despedirse y devolverme el préstamo. Aprovechó para contarme sus planes: Entrenar en Budapest a un equipo de voleibol. Ahí saltaron las alarmas...¿Estamos LOCAS?? Cómo creer que desde Rumanía, una de las mayores potencias en ese deporte, iban a solicitar los servicios de una muchacha que acababa de finalizar su carrera de Educación Física..... Esa historia estaba tan mal contada.  En vez de tranquilizarme, me preocupó, y mucho. En el aire flotaban miles de preguntas sin respuesta:¿Qué se le había perdido a mi Tormento en Budapest?¿Quién realmente la invitaba? ¿Para qué?  Le conté mis miedos, y le rogué que escribiera en cuanto llegara. Se lo tomó con mucha calma.  Sólo meses después supe de ella...


Ese día amanecí mal y  marché al trabajo. Recuerdo detalles tontos, como que al coger el túnel de 5ª,  el sol despertaba y vistió el cielo de un naranja intenso. Amaba manejar a esas horas, me hacía sentir un elemento más de una Habana loca, alegre, que me incitaba a vivir. Las ventanillas abiertas, el aire húmedo chocando contra mi rostro, sumaban a un Malecón que en esos momentos era mío, tan solo mío. Pisé  a fondo el acelerador y llegué al trabajo mucho más pronto que de costumbre. Los custodios me saludaron extrañados. Cuando abrí el despacho y encendí el ordenador, aún quedaba más de una hora para que la marabunta inundara la oficina.  Aproveché y revisé  Facebook. Hacía siglos que no lo tocaba. Me esperaban cuatro solicitudes de amistad.  La primera, de una tal SOLYARENA...  


El nombre no significaba nada para mi.  Fui a rechazarla, pero la fotografía de su perfil me hizo parar en seco. ¿¿Tormento?? ¿¿La novia de Luisito? ... Si, definitvamente era ella, aunque había perdido su ternura e ingenuidad. Lucía mayor y estaba tan flaca, como una vara de pescar.  Su mirada era tan fuerte....  Su gesto tan duro...  Nada que ver con lo infantil que era mi Tormento.  Sentí que  Rumanía había acabado con ella,  No valía decir eso de"TE LO ADVERTÍ". Acepté su amistad. Estaba conectada y saludé.  Respondió al instante



"En enero estoy contigo. El 6  llego a Cuba para 20 dias.  He pasado por mucho Susan. Lo cual me ha hecho endurecer mi corazón. Casi no me salen lagrimas. 

Yo no puedo dejar de verte!!! No puedo dejar de contarte lo que me pasó. Quiero que mi historia no quede ahí. Necesito que LA ESCRIBAS, es más fuerte que la de tu Tormento. 

Y deja que te diga  algo... No imaginas lo orgullosa que estoy de ser tu amiga. Se me aguan los ojos….Tu amistad es una de las mejores cosas q m ha pasado en la vida. Te lo juro."  



Sus palabras me golpearon Cuántas cosas había tenido que pasar  aquella cría para valorar tanto una ayuda puntual??  De verdad la había ayudado??  Más que halagada, me sentí torpe. Bloqueada, no encontraba palabras de consuelo.  Escribí y reescribí tres mil veces un mensaje que yo sentía de fuerza, y luego lo envíe.

.


"Si tu quieres y yo quiero....¿Quién o qué nos lo va a impedir??  Nos vemos seguro. Para cualquier cosa sabes que estoy al otro lado del teclado..."- le dije

La Tormento NUNCA llegó a contarme su historia.  Tampoco se acercó por casa. Llamó cuando marchaba de Cuba para despedirse.  Dejó caer algunas pinceladas de lo que pasó. Con ellas, atando cabos, se podría hacer un serial.


Dejó de comunicarse, así que, meses después, la busqué por las redes,  pero perdí su pista.  Han pasado años, de esto. Hace unos días, la encontré por Instagram.  Vivía en Florida.  Su imagen era sofisticada, estilosa, bella -siempre lo fue- ...  pero no pude evitar fijarme en la dureza de su gesto y la fuerza de su mirada,  ambos encontraron en su rostro acomodo permanente.


En mi tierra tenían tanta  razón: Al prestar siempre pierdes.  Yo recuperé el dinero pero perdí...  Perdí  a la muchacha a quien se lo presté.  Ella no habita  en esa mujer tan sofisticada que vive en Florida.  Esa, al emprender nuevo camino, se debió ver obligada a abandonar  ternura, ilusión y sueños... El equipaje de mano de mi Tormento. 










© 2023 by Name of Site. Proudly created with Wix.com

  • Facebook Social Icon