• Susana Monís

MADRE CORAJE

Actualizado: abr 22

El COVID ha hecho saltar por los aires nuestra vida. Confinados, aislados, nos encontramos viviendo algo absurdo, hace un par de meses, inimaginable.... Puedo asegurar que nunca he sentido tan cerca, a pesar de la distancia, a mi madre....

  • La imposibilidad del abrazo y el noticiero bombardeando, machacón, mi pequeña azotea, ha irrumpido en mi presente, rompiendo equilibrios. La nostalgia ha mordido al aislamiento y le ha producido un enorme roto que no se remendar.  Por él se han colado montón de recuerdos que me agitan por dentro, como si de una muñeca de trapo se tratara. Y yo, que siempre he sido tan peleona como sentimental, me declaro incapaz de enfrentar esta guerra contra molinos de viento, así que juego al escondite con las nostalgias, sin dar al enemigo la oportunidad de asaltar mis pensamientos, con la mente voluntariamente recargada de pequeñas tareas. Tareas sin importancia cuya única función es paralizar mi sangre, volverme piedra. Tu me enseñaste lo importante de lo cotidiano, a amar el hoy y no dejar que la añoranza nos haga infelices. Eso sí… todas las tardes me engancho al balón de oxígeno que dispongo… BENDITA TECNOLOGIA!! Descuelgo el teléfono, y ahí estás MADRE CORAJE!! A tus 84 años, la mejor genética de la familia. Ni nosotras; ni, por supuesto, tus nietas, gozamos de esa fuerza tuya para aferrarte a la vida, ese instinto para manejarla en los momentos crudos, marca de la casa.


Espero que esta pesadilla acabe pronto, no para viajar, ni para ver a amigos. Mi prioridad es volver a reunirnos; que nos enseñes, de una vez por todas, a hacer croquetas; que presidas nuestra mesa, que sin tí, no está completa..




0 vistas

© 2023 by Name of Site. Proudly created with Wix.com

  • Facebook Social Icon