EL ROTO

Como dice mi amiga Merci, en una pareja siempre hay uno que quiere y otro que se deja querer. En nuestro caso, fue cómico: Aunque Fuiste tú quien me buscaste y conseguiste enamorarme, desde hace unos cuantos años soy yo sola quien tiro del carro e invierto alma, corazón y vida en el esfuerzo. No es un reproche, pero quedamos en hablar verdades y eso es lo que hago.

Mi intuición se desgañita gritando al corazón que pare, que estamos jugando con tus reglas y baraja marcada. La temperatura de las discusiones ha ido subiendo conforme la relación se desgastaba. Ahora lanzamos reproches en vez de balas, que, a veces, duelen como si lo fueran....En esta mercocha las risas han desaparecido y los silencios tensos han ganado la partida a los cómplices.


Hoy, harta de esta situación, fui yo quien busqué pelea. Sin razón aparente, te lancé una pregunta incómoda y tu respuesta, como era de esperar, fue absurda. Haciéndome la ofendida me levanté para marchar y entonces me empezaste a ametrallar con insultos. Fue la gota que necesitaba el vaso para desbordar y entendí que ese roto no se podía reparar. Me prometí empezar el nuevo año creando algo desde cero que esperaba fuera mucho mejor.

Convencida que para abrir la ventana al futuro había que pegar cerrojazo al pasado, decidí decirte adiós, pero no era nada fácil....


El ROTO de Susana Monís




4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

EL REGRESO